jueves, 30 de octubre de 2008

UNA MAÑANA EN EL IKEA


Ayer acompañé a unos amigos al Ikea del Hospitalet. Era la primera vez que iba, así que dejé a mis colegas que compraran sus cosas y yo me dediqué a lo mío, o sea a fisgonear por ahí:


Al fin y al cabo, no deja de ser un centro comercial como otro (por muy suecos que sean), pero algunas cosas me gustaron:


los cubos para reciclar,


lápices y cintas métricas gratis,


un montón de osos polares de peluche,


espejos con lucecitas de colores...

Y bueno, al final, yo también caí como un tonto y compré algo:


¡Fundas cuadradas para mis cojines redondos!

3 comentarios:

Padme dijo...

uhmmmmm, pues a mi me han entrado ganas de lanzarme sobre la montaña de osos polares de peluche.

yo no recomiendo los muebles de ikea pero la verdad es que tienen otras cosas que son un puntazo.

un besazo.

jordi dijo...

Yo estuve a punto de hacerlo pero mis compis me frenaron. beso

leticia dijo...

Tus cojines deben haber quedado de película!! (de terror japonés).
Un beso.