domingo, 1 de febrero de 2009

Ascensión a el Aneto (3404 metros)



De los 6 a los 16 años estuve en un club de alpinismo. Todos los fines de semana cogíamos la mochila y nos íbamos a patear las montañas de catalunya. Desde Monserrat al Puigmal. Con el tiempo, el instituto empezó a irme mal, empecé a fumar y a salir de farra con los amigos y fui dejando de lado la montaña, hasta que la abandone del todo.

Al cabo de mucho tiempo me junte con unos colegas que querían hacer la ascensión al Aneto.





Recuerdo que por aquel entoces ya fumaba un paquete diario de tabaco, y que hacia tiempo que no hacia ninguna caminata. La ascensión fue dura. Pero mereció la pena, ver el glaciar ( que ya debe quedar poco) o cruzar el paso de Mahoma para llegar a la cumbre son una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida.



5 comentarios:

leticia dijo...

Qué bueno poder recordar algo asi. Imagino que jamás se te borrarán las imágenes, ni ciertos olores, de aquéllos momentos.
Un beso grande para vos.

Anna dijo...

I has deixat de fumar ? jo ja fa 3 anys, 11 quilos mes...pero aqui estic, amb uns pulmons com una nena petita ;-)))

Padme dijo...

Una experiencia inolvidable. A mi me encanta el campo pero lo cierto es que tengo mucho respeto a la montaña.

B7s

mariajose dijo...

yo tambien he echo mucha montaña, lo cierto es que lo pasas mal en algunos momentos, y ves lo bonita que es la naturaleza en estado puro,donde pocos han sido capaz de pisar, y las mismas pisadas las hacen con respeto, a mi me deja un sabor muy gratificante.
me encanta la montaña, aunque tanto como me encanta la respeto.
enhorabuena por tu ascension.

Brigitte Vasallo dijo...

EL PASO DE MAHOMA????? com no m'has dit aixo mai!!! que fort!! ja m'explicaras....